¿Cómo no OLVIDAR NUNCA más DÓNDE has DEJADO las LLAVES?

Conforme una persona envejece, es normal que su memoria empiece a fallar, y por lo general es fácil olvidar en dónde dejaste las llaves.

Te preguntes si cerraste bien esa puerta, llegues a una habitación y olvides por qué ibas ahí, buscar tus gafas cuando están sobre tu cabeza, entre otras experiencias similares.

Esto le pasa a la gran mayoría y es algo a lo que se le conoce como “momentos seniors”, a lo cual pocos son inmunes, de hecho, la ciencia nos dice que nuestros recuerdos y memoria comienzan a decaer a partir de los 30 años.

Pero se puede entrenar el cerebro para que tenga una mejor retención, tal como explica el Daily Mail, en una recopilación de ejercicios recomendados por Harry Lorayne, un hombre de 90 años con una excelente memoria llamado incluso el yoda del entrenamiento de memoria y escritor de libros como “Secretos simples para mantener tu cerebro joven”, en los cuales se basa este artículo.

Esto es posible, pues importantes personajes de la historia como Albert Einstein, el poeta Robert Frost, el artista Georgia O’ Keeffe y el intérprete George Burns, lograron sus mayores trabajos creativos cuando se encontraban avanzados de edad, en sus años 70, 80 e incluso 90.

llaves

El truco aquí es visualizar que metes la cabeza o la lengua en la cerradura para poder cerrarla, esto obligará a tu cerebro a prestar atención en algo que haces todos los días, muchas veces sin pensar en ello. Puedes aplicar la misma idea cuando desenchufes los aparatos al salir de vacaciones, imaginando tu cabeza o la de tu pareja saliendo del enchufe.

En caso de que necesites llevar siempre contigo algo de tu casa al salir, como un paraguas, puedes relacionarlo con la puerta, en este caso, que el pomo es en realidad el paraguas y, cada vez que abres y cierras, lo que también se está abriendo y cerrando es el paraguas.

Y para no olvidarlo de regreso, si acostumbras a despedirte de tus compañeros de oficina, puedes imaginar que te despides de un paraguas gigante, así recordarás que debes de tomarlo para llevarlo de nueva cuenta a tu casa.

Como puedes darte cuenta, el simple truco para mantener una memoria ejercitada y jamás olvidar de nuevo dónde dejaste las llaves, tus gafas o un lápiz, es simplemente crear una asociación del objeto con el lugar o la actividad que deseas hacer.

Un ejercicio que te tomará una simple fracción de segundo realizar cada vez pero que te ahorrará mucho tiempo de búsqueda y que, con el tiempo, no necesitarás hacer frecuentemente, ayudando al cerebro a mantenerse “joven” por muchos años más.

FUENTE

Comentarios

comentarios