Este hombre debe llevar su corazón en una mochila ¡Y aún así se ejercita!

Su corazón sufrió un problema, sin embargo, abandonar su rutina de ejercicio nunca fue una posibilidad para él.

Andrew Jones, veía el fisicoculturismo como una religión, más una falla en el corazón lo forzó a utilizar una mochila con uno artificial. Su constancia es tanta, que volvió al gimnasio con el corazón en una bolsa.

corazón

Mientras que hacía planes para competir profesionalmente como fisicoculturista, la vida tenía otros planes para él. En el 2012, Jones corría en la calle cuando comenzó a toser con sangre y a tener dificultad para respirar.

corazón

Unas horas después, se despertó en un centro de salud con un caso de cardiopatía. Su corazón debía ser sustituido de manera rápida o bien fallecer. La pesadilla empeoró cuando se percató de que no había órganos libres para el trasplante.

Esta situación demandaba medidas inmediatas, con lo que los doctores le instalaron un corazón externo. Este es cargado en una mochila. Tiene 2 cilindros que entran al cuerpo y entregan aire comprimido a los ventrículos para bombear la sangre.

La condición de Jones lo dejó muy enclenque y ni tan siquiera podía pasear, menos levantar pesas. No podía charlar o bien respirar propiamente. Más este varón tomó el toro por los cuernos y ahora no solo anda sino ha regresado a hacer lo que ama: fisicoculturismo.

Ahora adiestra de forma regular, sosteniendo su corazón externo. Está más sano y se siente bendecido por estar vivo. Su lucha lo ha impulsado a iniciar una beneficencia, llamada “Corazones a lo grande”.

Tiene asimismo una página de Instagram Fitness with AJ.

FUENTE

Comentarios

comentarios