Un holandés construye una réplica del Arca de Noé y pretende llevarla a Israel

Un sueño en el que vió que los Países Bajos eran desolados por una terrible inundación, llevó al multimillonario Johan Huibers, hombre temeroso de Dios, a construir una réplica del Arca de Noé.

Johan se puso manos a la obra en el año 1992, consultando en la biblia, en libros temáticos no de ficción, dvds sobre barcos, y demás materiales de referencia, para realizar el proyecto de la construcción del ‘Arca de Noé’.

Los trabajos se llevaron a cabo en el puerto de Schagen, una pequeña ciudad en la provincia de Holanda Septentrional, en los Países Bajos, entre Alkmaar y Den Helder, entre los años 2005 y 2007. Esta primera embarcación tiene una longitud de 70 metros. Con esta nave estuvo navegando por los Países Bajos durante tres años hasta que profundizó más en la Biblia y decidió construir otra Arca con dimensiones más acordes a la nao bíblica de Noé. El primer Arca fue donado a la fundación “Arca de Noé” para proseguir su andadura por las aguas de Holanda.

 

Con 131 metros de largo, 30 de ancho y 23 de alto, 7 plantas y 2.500 tn de peso, la segunda embarcación está a prueba de inundaciones y puede albergar a 5.000 personas. Se utilizaron materiales modernos, así como algunos de los originalmente usados por Noé.

Se construyó en Dordrecht en la Holanda Meridional y tuvo un costo de 4 millones de euros. Suma 5 cubiertas y alberga réplicas a tamaño real de figuras de animales, aunque también tiene loros, pavos reales y conejos vivos. También cuenta con un restaurante y dos cines, dado ha que se ha convertido en una atracción turística.

FUENTE

Comentarios

comentarios