Crean un sistema operativo pensado para un mundo postapocalíptico

E sistema postapocalíptico se llama Collapse OS, diseñado para ser instalado y ejecutado en una computadora elemental o improvisada, construida con piezas desechadas, fáciles de conseguir y de baja tecnología.

Previendo la posibilidad del colapso de la sociedad, sea cual sea la razón —una guerra nuclear, los desastres climáticos o que las máquinas que logren controlar a la humanidad—, un desarrollador de software está trabajando en un sistema operativo pensado para un mundo postapocalíptico.

Se trata de Collapse OS, diseñado para ser instalado y ejecutado en una computadora elemental o improvisada, construida con piezas desechadas, fáciles de conseguir y de baja tecnología. Puede editar texto, compilar archivos fuente de ensamblador para una amplia gama de microcontroladores (MCU) y unidades centrales de procesamiento (CPU), leer y escribir desde una amplia gama de dispositivos de almacenamiento y replicarse así mismo, señala el portal del proyecto.

postapocalíptico

Su creador e impulsador, Virgil Dupras, augura que antes del año 2030 se producirá el declive de la “cadena de suministro global” que impedirá durante décadas la producción de la mayoría de los aparatos electrónicos de hoy. En ese escenario, el rápido progreso tecnológico en el que vivimos actualmente no será posible, pero la electrónica continuará siendo una herramienta de gran importancia. Es por ello que considera que su propuesta es una especie de “kit de inicio” para los sobrevivientes, explica Dupras.

“La electrónica dará ventajas significativas a las comunidades que logren seguir dominándola. Esto marcará el comienzo de una nueva era de productos electrónicos carroñeros: las piezas ya no se podrán fabricar, pero tendremos miles de millones de partes por ahí. Aquellos que puedan crear nuevos diseños a partir de esas partes con herramientas de baja tecnología serán muy poderosos”, se lee en la web. 

Especificaciones

El sistema operativo está pensado para correr con un procesador Zilog Z80 de 8 bits, lanzado en 1976 y uno de los más exitosos del mercado. Aunque es menos común en comparación con aquellos de 16 y 32 bits, se puede encontrar en computadoras de escritorio, cajas registradoras, instrumentos musicales, calculadoras gráficas y otros aparatos electrónicos de consumo. Cabe resaltar que el Z80 solo tiene 9.000 transistores, lo que lo hace más fácil repararlo y reprogramarlo comparado con uno moderno, que contiene miles de millones de ellos.

Collapse OS funciona en dispositivos electrónicos ensamblados a partir de varios componentes y no requiere de un teclado, pantalla o ratón específicos, sino que pueden ser improvisados. Sus requisitos de ‘hardware’ son mínimos: 56 kilobytes de RAM y 8 kilobytes de memoria interna. Actualmente puede ejecutarse en una computadora basada en Z80 llamada RC2014 y teóricamente también en una consola de videojuegos Sega Genesis.

El proyecto es de código abierto y se encuentra alojado en la plataforma de desarrollo colaborativo de programación GitHub, a disposición de cualquier persona. El objetivo de esta decisión es permitir a los interesados revisarlo y colaborar en su culminación. Dupras recalca que el objetivo es crear un sistema “lo más autónomo posible”. En resumen, con una copia de este proyecto, una persona “capaz y creativa” debería ser capaz instalar Collapse OS, sin uso de Internet, en una máquina construida a partir de piezas recolectadas, concluye.

“Estoy haciendo esto para mitigar un riesgo que creo que es real. No es inevitable, pero lo suficientemente probable como para justificar un esfuerzo modesto “, explica el experto.

FUENTE

Comentarios

comentarios