El DURIÁN, la FRUTA más APESTOSA del MUNDO

Normalmente, cuando pensamos en el olor de la fruta se nos vienen a la mente aromas frescos, sabores dulces o ácidos y fragancias que por norma general nos agradan, pero, ¿sabes qué? No toda la fruta tiene frescos olores, en absoluto y es el caso de durián.

Te presento a la fruta prohibida –literalmente– en aeropuertos, hoteles y aviones. Damas y caballeros, con todos ustedes: el durián.

Los que hayan visitado países como Tailandia sabrán de la existencia de esta fruta, ya que es considerada una joya que se suele vender en los mercados al aire libre. Los valientes que se atreven a probarla suelen coincidir en que, cuando está lo suficientemente madura, es un auténtico manjar de un sabor muy dulce y una textura cremosa, una combinación insuperable.

durián

Lamentablemente, no son muchos os que se atreven a dar el paso. ¿El motivo? No es porque parezca una especie de lichi monstruosamente grande, sino porque huele infernalmente mal. A cadáver, carne podrida, a estercolero, a cebolla mezclada con gasolina dentro de un calcetín sudados, son solo algunas de las descripciones que diferentes privilegiados que han probado esta fruta han hecho sobre este difícil olor.

Lo curioso es que, pese a que nuestro olfato occidentalizado suele rechazar automáticamente esta fruta cuando la huele, en el sudeste asiático esta fruta es toda una institución: se usa tanto en repostería tradicional, como aperitivo, e incluso como remedio casero contra diferentes problemas de salud.

La medicina tradicional asiática afirma que el durián puede ser usado, entre otras cosas, para bajar la fiebre y estimular el apetito sexual. El Aloe Vera de los postres.

La realidad es que gracias al interés que cada vez más occidentales tienen sobre las costumbres, platos y alimentos típicos de Oriente, esta fruta se está abriendo camino en nuestra sociedad, pudiendo encontrarla en prácticamente cualquier supermercado asiático con relativa facilidad.

De hecho, podemos encontrar decenas de videos de personas reaccionando al olor y al sabor del durián. Para muestra, un botón:

Ahora que ya sabemos lo que es, cómo sabe y a lo que huele, ¿ustedes se atreven a probar también un poco de la fruta prohibida? Si lo haces, siempre podes aprovechar y grabar la reacción para tu canal de YouTube, así todos disfrutaremos de la experiencia del durián.

FUENTE

Comentarios

comentarios