La cascada de fuego, un espectáculo único que sorprende nuevamente

La posibilidad de observar esta ilusión óptica de Horsetail Fall, en la que el agua parece lava o fuego, se da entre mediados y fines de febrero.

Cada año, en esta época y pese a ser invierno, la cascada de fuego del Parque Nacional Yosemite, en Estados Unidos, se convierte en un imán para el turismo. Y una de las atracciones turísticas más importantes del estado de California.

cascada de fuego

Es que por estos días, el salto de agua se ilumina de una forma muy especial gracias a la luz solar que incide transversalmente en la roca durante un breve instante.

“Es una pequeña cascada a la que muchas personas no prestan atención usualmente, pero ganó popularidad a medida que se corrió la voz del brillo anaranjado que adquiere durante la puesta de sol de mediados a fines de febrero. Este efecto de iluminación único ocurre solo en las noches con un cielo despejado cuando la cascada está fluyendo. Incluso un poco de neblina o poca nubosidad puede disminuir o eliminar el efecto”, explican en Parques Nacionales de Estados Unidos.

cascada de fuego

El color rojizo del agua y el vapor que produce este fenómeno óptico llevó a popularizar el nombre de Firefall, es decir, “caída o salto de fuego”.

cascada de fuego

Tanta gente se acerca a ver esta cascada de fuego que obtuvo fama a partir de una publicación de National Geographic en la década del 70-, que ya el año pasado el Servicio de Parques Nacionales tuvo que incorporar un sistema de control para el acceso de los vehículos.

FUENTE

Comentarios

comentarios