Fabrica una bomba real en un restaurante para ver la reacción de la gente

Ocurrió en Des Moines, Iowa. Un hombre entra en el local, se sienta en una mesa apartada y comienza a sacar varias piezas aparentemente de electrónica. Aquel extraño estaba fabricando una bomba delante de todos los clientes.

Según explicó posteriormente Ivory Lee Washington, de 40 años, la idea que tenía en mente era demostrar que vivimos en una sociedad tan despreocupada que podía sentarse en un lugar público y construir una bomba. Cuando Washington llevaba un rato construyéndola, el gerente de Akebono notó que estaba enchufando “cosas”, aunque asumió que solo estaba cargando su teléfono.

bomba

Un buen rato después, y en vista de que nadie le había hecho el más mínimo caso, Washington decidió llamar al Departamento de Policía de Des Moines para informar sobre su comportamiento. Según le contó la policía a los medios:

El dispositivo era un dispositivo explosivo improvisado que funcionaba. Habría detonado si hubiera elegido hacerlo, y existía el potencial de una detonación accidental, ya que el dispositivo podría haber explotado si se hubiera expuesto a la electricidad estática. Después de las pruebas de diagnóstico, el Escuadrón de Bombas del Departamento de Policía de Des Moines detonó una muestra del explosivo del dispositivo: era legítimo.

La policía ha comunicado también que si hubiera detonado el dispositivo, cualquier cliente que se encontraba a menos de 8 metros de la mesa habría resultado herido, y los que estaban a menos de 3 metros podrían haber muerto.

En cuanto a las razones que dio a las autoridades, Washington les dijo que “quería llamar la atención sobre el hecho de que a la sociedad no le importa la seguridad, y también para probar la respuesta del departamento de policía”.

FUENTE

Comentarios

comentarios