Pensó que era alergia pero goteaba líquido cerebral por la nariz

A Greg Phillpotts le diagnosticaron neumonía y bronquitis luego de que, en el Día de Acción de Gracias del año pasado, su nariz goteara líquido sobre la cena, algo que parecía sólo moco. Pero posteriormente los médicos descubrirían que se trataba de líquido cerebral.

Durante cinco años, Phillpotts había estado luchando contra lo que parecía un cuadro alérgico que le causaba secreciones nasales y una tos persistente. El hombre visitó a varios médicos de quienes recibió diagnósticos diferentes, pero ninguno podía detener lo que resulto ser líquido cerebral que salía por su nariz.

De acuerdo con un reporte de ABC7 de Chicago, fue hasta que visitó al doctor Alfred Iloreta en el Hospital Mount Sinai de Nueva York, que realmente supo lo que tenía: el constante goteo por su nariz se trataba de una fuga de líquido cefalorraquídeo, no era mucosidad.

El líquido cefalorraquídeo es una sustancia que rodea al cerebro para protegerlo de golpes o traumas y que funciona como un amortiguador. Phillpots sufría una fuga que provocaba el goteo constante por su nariz.

Para resolver el problema, los médicos le realizaron una cirugía mínimamente invasiva para tapar la fuga con un tejido extraído del mismo cuerpo del hombre. El procedimiento resultó un éxito.

Aunque este caso es raro, los expertos recomiendan visitar a un especialista si existe una secreción constante en una de ambas fosas nasales, si tiene un sabor salado y si existe un dolor de cabeza intenso, pues las bacterias podrían llegar al cerebro a través de esta fuga y causar una fuerte infección como meningitis.

FUENTE

Comentarios

comentarios