El animal se acostumbró a portar la corbata y la luce sin problemas. Tal es el impacto que genera el gato en los transeúntes del sector que algunos inescrupulosos se lo han intentado robar en varias oportunidades.