En una heladería de Ecuador hay sabores de escarabajo y conejillo de indias

La primera reacción es de incredulidad. Después, una risa y una expresión de duda marcan el rostro de los clientes que prueban los helados de María del Carmen Pilapaña.

Quien desde hace algunas semanas sirve algunos de los sabores más extravagantes de Ecuador, aunque no por eso menos sabrosos.

Para los días de calor o como golosina, en cualquier esquina se pueden obtener helados de vainilla, chocolate o mora, pero esta humilde mujer está teniendo las cosas a otro nivel gastronómico, al utilizar el cobayo o conejillo de indias para hacer helado. También tiene sabores de escarabajo y hongos, lo que ha despertado un interés inusitado a su negocio.

“Tenía recelo, pero ha estado rico. Sí me gustó mucho esta preparación de helado de cuy o cobayo (como se llama en el país al conejillo de indias) ”, dijo Marlene Franco, jubilada de 78 años, luego de probarlo. Agregó que no tuvo problema en volver a comer.

heladería

El cobayo es un roedor de los andes ecuatorianos y peruanos. En otros países es común que se le cuide como mascota o se le utilizan en pruebas de investigación biomédica, pero en la gastronomía ecuatoriana se lo cocina con sal, cocido o frito, junto con papas cocidas y salsa de maní.

En países cercanos de la región, como Colombia, Perú y Bolivia, también consumimos cobayo, pero no hay negocios conocidos que preparan como postre.

Cuando Pilapaña escucha que en otros lugares el cobayo es una mascota, ella se limita a señalar: “acá la gente se lo come y es bien rico. Por eso compran hasta los helados ”.

Para satisfacer la creciente demanda, la emprendedora prepara cada semana al menos 150 helados de cobayo, 40 de escarabajo y algo menos de hongos en su pequeña heladería, apenas un rincón con dos mesas rudimentarias en medio de un gran patio con locales como laboratorios y centros de atención dental.

Su hermano le cedió gratuitamente ese lugar, ubicado en un costado de la autopista General Rumiñahui, que une a Quito con la ciudad de Sangolquí.

FUENTE

Comentarios

comentarios