El jardín en el que se pueden experimentar las 4 estaciones del año a la vez

¿Cómo afectará el cambio climático a los espacios públicos? Para responder esa pregunta, el arquitecto Carlo Ratti creó un parque en el que puede ser primavera, verano, otoño e invierno… a la vez.

Cada persona tiene una estación del año favorita, pero ¿y si no tuvieras que escoger una sola? ¿Y si pudieras vivirlas todas al mismo tiempo?. Eso fue posible a lo largo de este mes en un parque de Milán, Italia, el Jardín de las Cuatro Estaciones (Garden of the Four Seasons).

La idea nació de la mente del arquitecto italiano Carlo Ratti, director del Senseable City Lab, una iniciativa del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT, por sus siglas en inglés), EE.UU., para usar datos inteligentes en entornos urbanos y explorar cómo las nuevas tecnologías están cambiando la forma en que vivimos en las ciudades.

Ratti utilizó las llamadas tecnologías de control climático para hacer que los visitantes pudieran experimentar la primavera, el verano, el otoño y el invierno bajo un mismo techo.

jardín

Las diferentes estaciones fueron representadas en un pabellón enorme dentro de un espacio de 500 metros cuadrados en la plaza más importante de Milán, la del Duomo.

El objetivo: concientizar a la población sobre el cambio climático y hacer una declaración de intenciones sobre la necesidad de crear más espacios verdes en las ciudades.

jardín

jardín

Para lograr crear las estaciones, Ratti conectó las plantas a sensores digitales capaces de medir el agua, la temperatura, la humedad y los nutrientes, y asegurarse de que se mantenían sanas.

jardín

Alrededor de las plantas colocó una membrana de cristal de 5 metros de altura que filtraba el sol con base en la información facilitada por los sensores.

Unos planos fotovoltaicos sobre la estructura generaban energía limpia, proporcionado la cantidad adecuada de frío en invierno o el calor requerido para el verano.

¿Cómo se creó el “Jardín de las Cuatro Estaciones”?

  • En el exterior del edificio, unas células fotovoltaicas recolectaron la energía solar.
  • En el interior, bajo una estructura de membrana de ETFE (etileno tetrafluoroetileno) transparente, la energía fue canalizada hacia sistemas de calefacción y refrigeración.
  • Todo descansó en dos variables: los niveles de iluminación y el calor.
  • Los sensores inteligentes -con información en tiempo real- midieron el estado y las necesidades nutricionales de cada planta.
  • Cada estación estaba separada solamente por una puerta giratoria.

“A medida que el cambio climático se vuelve más extremo, se hace más importante experimentar para modificarlo”, le dijo a la BBC Carlo Ratti.

Pero también hay una necesidad de traer más zonas verdes a nuestras “ciudades de cemento gris”, añadió.

FUENTE

Comentarios

comentarios