¿Un Lamborghini surca ríos? ¡Existe!

¿Buscas barco para este verano? Quizá prefieras algo como este Lamborghini Countach anfibio.

Lamborghini Countach

Con el que podrás surcar los ríos y a su vez, ser el centro de todas las miradas. Lleva 15 años abandonado pero ahora la empresa que lo construyó, Searoader, lo ha rescatado para ponerlo a la venta en eBay por 23.500 euros (unas 18.995 libras).

Su historia no tiene desperdicio: este Lamborghini ha sido protagonista en varios proyectos de Hollywood y ha aparecido también en diversos programas de la televisión británica; ha sido fabricado por la misma compañía que ha preparado todos los coches anfibios de Top Gear, tales como el Nissan Navara o el Toyota Hilux, entre otros.

Respecto a sus características, este Countach acuático es totalmente funcional, aunque como puedes imaginar, tiene algunas modificaciones como en el caso de las suspensiones, que cambian según vaya a rodar o a nadar; en este último caso, las ruedas se repliegan para poner en marcha dos propulsores traseros gracias a los cuales un día fue el coche anfibio más rápido del mundo. Interesante, ¿verdad? Pues aún hay más.

Lamborghini Countach

Cuenta con una bomba de humo para despistar a los ‘malos’ que te hará sentir cual espía y por si esto fuera poco, incorpora un ‘push rod’ (o suspensión) de un Fórmula 1. En tierra firme, sus cifras no son nada despreciables: es capaz de alcanzar una velocidad máxima de 240 km/h y monta un motor V8, cuatro frenos de disco y unas ruedas de dimensiones 345-35 en la parte trasera y 225-50 en la delantera.

Respecto al interior, todo está fabricado en cuero y fibra de carbono, pero parece que este Lamborghini Countach anfibio va a necesitar algunas reparaciones: no hay alfombrillas, por ejemplo, ni espejos y las puertas necesitan juntas nuevas; parece que también habrá que echar un vistazo al motor y a los frenos, pero seguro que no faltan candidatos para hacerse con este Lamborghini tan peculiar. Rusia utiliza vehículos anfibio del ejército como taxi, así que… ¿por qué no darle otra oportunidad?

Fuente

Comentarios

comentarios