Los métodos anticonceptivos más absurdos de la historia

Si pones a prueba estos métodos anticonceptivos seguro tendrás un bebé.

Métodos anticonceptivosMétodos anticonceptivos conocemos muchos: condón, DIU, pastillas anticonceptivas, parche… pero hace muchos años, cuando estas técnicas para evitar el embarazo o las enfermedades de transmisión sexual no existía, las personas ingeniaban métodos para disfrutar de su vida sexual.

Pero estos métodos, más que útiles, eran extraños, peligrosos y cero confiables; y aquí te presentamos algunos para que te sientas orgulloso de vivir en el siglo XXI.

Estornudos

En la antigua Grecia se creía que si una mujer brincaba y estornudaba después de tener sexo, evitaría que el esperma entrara al útero y así no quedar embarazada. Obviamente este “método” era un fracaso.

Agua de herrero

 Los griegos también recomendaban a las mujeres tomar los residuos tóxicos de los herreros, es decir, el líquido dónde enfriaban sus herramientas.

Esto sí “ayudaba” a no embarazarse, pero debido a la gran cantidad de plomo que causaba náuseas, insuficiencia renal, convulsiones y la muerte.

Popó de cocodrilo

Los egipcios fueron los primeros en usar métodos anticonceptivos de barrera para evitar el embarazo: Popó de cocodrilo con miel.

Esta técnica se le colocaba a la mujer en la vagina para impedir el paso de los espermas. ¿Imaginas qué horrible sensación?

Intestinos de animales

Antes de que existirá el condón, las personas usaban intestinos de animales para protegerse.

Los intestinos por lo general eran de cerdos y debían remojarse en leche caliente antes de usarse.

Testículos de comadreja

Durante el Oscurantismo se creía que si una mujer se amarraba los testículos de una comadreja en la pierna se protegería de los embarazos.

Este método, obviamente no funcionaba y sólo lastimaba a las pobres comadrejas.

Té de testículos

En el siglo XVI, los canadienses creían que si molías los testículos de castores y lo mezclaban con alcohol, se impedían los embarazos.

Según era un método muy “eficaz”, pero lo único seguro con este remedio era que emborrachaba a quien lo tomara.

Cáscara de limón

Este también era un método de barrera y consistía en partir un limón por la mitad, quitarle la pulpa, y la cáscara introducirla por la vagina.

La cáscara impedía el paso del esperma y el ácido del jugo funcionaba como espermicida.

Renacuajos con mercurio

En los años 900 a.C., los médicos chinos recomendaban a las mujeres comer 16 renacuajos fritos en mercurio después de las relaciones sexuales.

Este método en realidad era un veneno que  no permitía embarazarse y además dejaba estériles a las mujeres. También dañaba los órganos y podía causar la muerte.

Fuente

Comentarios

comentarios