El resultado, como vemos en el vídeo, es un juguete increíblemente rápido (y peligroso). De hecho, en la secuencia podemos ver como uno de los chicos casi se cae por un acantilado.

FUENTE