Una mujer fue por una rinoplastia y le amputaron parte de la nariz

“El cirujano que hizo la rinoplastia achacó el resultado a una ulceración causada por la escayola que la paciente portó tras la operación”, relata el bufete de abogados que la representó.

La española de origen marroquí Badiaa Zahri acudió en el 2015 a una clínica estética para someterse a un tratamiento de rinoplastia que mejorara el aspecto de su nariz, pero a partir de ese momento comenzó una auténtica pesadilla.

El cirujano que la atendió le recomendó hacerse una rinoplastia cerrada. Zahri aceptó y se sometió a la cirugía; pero, desde el postoperatorio notó que el procedimiento no había salido bien.

Cuando acudió a quitarse la escayola descubrió que su nariz estaba “gravemente dañada, con hundimientos, marcadas cicatrices y excesivamente corta”, dice una nota de prensa de Lex Abogacía, bufete que llevó su caso.

Según el relato, “el cirujano achacó el resultado a una ulceración causada por la escayola que la paciente portó tras la operación”.

rinoplastia

Sin embargo, los abogados lograron demostrar que, pese a que la técnica quirúrgica estaba correctamente indicada, “los daños no derivaban de las escayola, sino de una ejecución negligente de la cirugía, causando a la paciente un triple perjuicio a nivel estético, funcional y psicológico”.

FUENTE

Comentarios

comentarios