Le deseo a Chen una pronta recuperación y, mientras tanto, espero que pueda encontrar algo de alivio en el hecho de que no tiene que escuchar a tíos babosos, a molestos compañeros de trabajo o a políticos imbéciles.

FUENTE