David Duncan, propietario de este adorable golden retriever, manifestó a The Huffington Post que Sporty, de 9 años, es un perro al que le encanta llevar siempre algo en su boca y ser el centro de atención a donde quiera que vaya.

Justamente, esa fue la razón por la que el can llegó al hogar de Duncan: Sporty vivía con una familia en la que había otros siete perros de la misma raza que él. Además, era el más viejo del grupo y no se llevaba muy bien con los demás, especialmente con los dos más pequeños, aseguró el hombre a ese medio.

“Él siente que necesita ser el único”, agregó e indicó que ahora solo son ellos dos, por lo que Sporty recibe la atención que necesita.

Duncan indicó a ese periódico digital que a pesar del egocentrismo de su mascota, esta tiene un gran corazón. De hecho, dijo que si no fuera toda una celebridad en su ciudad, Chicago. Sporty se habría convertido en un perro de terapia certificado para ayudar con su alegría a las personas que lo necesitan.

“Creo que Sporty puede sentir cuando algo está mal con la gente, o cuando [las personas] están pasando por algo realmente fuerte”, concluyó Duncan.

FUENTE