Un niño sobrevive después de que un pincho para asar carne le atraviese el cráneo de parte a parte

Este fin de semana, un niño de 10 años en Harrisonville, Missouri, cayó desde su casa- árbol después de ser atacado por un enjambre de avispas que habían anidado allí. Los insectos son solo el comienzo de la pesadilla

Cuando Xavier Cunningham saltó de la casa huyendo de las avispas, cayó de bruces sobre un pincho de barbacoa que sobresalía de la hierba. Según comentó su padre, Cunningham y sus amigos habían encontrado la barra de metal en el patio antes, y la colocaron en el suelo para que nadie la pisara. El pincho entró por la mejilla de Cunningham, le perforó el cráneo y le atravesó la cabeza.

“Escuché gritos y bajé corriendo las escaleras”, le dijo la madre de Cunningham, Gabrielle Miller, al Kansas City Star. “Entro dentro y tenía ese palo atravesado completamente.” El otro extremo del pincho sobresalía aproximadamente 15 centímetros de la cara de Cunningham.

Según Miller, una vez que se fueron al hospital, el niño dijo: “Me estoy muriendo, mamá”. Milagrosamente, estaba equivocado. Un equipo médico pudo sacar el palo de su cara de forma segura.

niño

“Aquella cosa había pasado sin tocar sus ojos, ni su cerebro ni su médula espinal”, dijo Koji Ebersole, director de neurocirugía endovascular en el Sistema de Salud de la Universidad de Kansas. “Pero la principal preocupación que teníamos eran los vasos sanguíneos en el cuello”.

Los escaneos mostraron que el palo había pasado sin tocar ninguno de los vasos principales. “No podrías haber salido mejor”, dijo Ebersole. “Poder pasar 13 o 14 centímetros desde la parte frontal de la cara hacia atrás y no haber golpeado ninguna de estas cosas es algo que ocurre una vez entre un millón”. Aquí hay un vídeo de Ebersole discutiendo la operación:

FUENTE

Comentarios

comentarios