El resultado de todo ello ha pasado a formar parte del libro Guinness de los récords como la pista de canicas más grande del mundo. Un trabajo titánico que le llevó más de dos años.

FUENTE