Romina, la primera perrita con una prótesis impresa con tecnología 3D

Romina, una perrita de raza galgo whippet.

Que en el año 2013 tuvo un desafortunado accidente en Brasil con una cortadora de césped, en donde perdió ambas patas delanteras, recibió una prótesis impresa con tecnología 3D en el Hospital Veterinario de la Universidad del Valle de México (UVM).

Romina no tiene las articulaciones del carpo, metacarpo, falángicas y las interfalángicas las cuales fueron sustituidas por piezas que simulan sus movimientos naturales, todas ellas realizadas por la impresora 3D. Esta es la primera vez que se realiza un implante de este tipo a un animal en México.

Para evitar cualquier tipo de riesgo, los especialistas usaron silicón de un nivel médico, el cual no es tóxico y no acumula hongos, éste material también se ocupa para las prótesis en humanos.

En su oportunidad, a Romina se le reconstruyó una de sus patas en Brasil, y se le consiguió una prótesis para la extremidad que le había sido amputada hecha en Denver, Estados Unidos, la cual utilizó durante un año ayúdandole a rehabilitar la pierna que le fue reconstruida.

La prótesis que se le colocó en Denver, además de ser muy cara, lastimaba su piel y le inflamaba su muñón (extremo de un miembro del cuerpo después de haber sido cortado o amputado), también presentaba complicaciones y contracturas musculares, todo esto debido a que el dispositivo era rígido y limitaba sus movimientos naturales, ello creó la necesidad de tener una prótesis que mejorará su calidad de vida.

Idea de una prótesis impresa con tecnología 3D para Romina

La dueña de la perrita confesó que antes de llegar al Hospital Veterinario de la UVM consultó en México alrededor de 10 diferentes veterinarios y hospitales, hasta que una amiga le recomendó el hospital universitario, donde llegó, primeramente, para realizar la rehabilitación de Romina.

Ahí conoció al Dr. Beremiz Sánchez, uno de los seis ortopedistas veterinarios más reconocidos de Latinoamérica, quien le recomendó cambiar la placa que se le había colocado en Brasil por una de titanio, ya que ésta le lastimaba sus articulaciones. Asimismo el Dr. Beremiz se le sugirió la opción de una prótesis impresa con tecnología 3D.

FUENTE

Comentarios

comentarios