Un paciente británico se convierte en el segundo caso en la historia de remisión del virus del sida

En el año 2007, el denominado como “paciente de Berlín” con el virus del sida se convirtió en la primera persona en remitir la enfermedad a través de una transfusión de células madre. Aquel sorprendente éxito nunca más se pudo replicar. Hasta ahora.

En este caso se trata de un paciente británico, una segunda persona que no ha tenido rastro del virus del sida detectable en su sangre durante 18 meses después de un tratamiento similar, aunque algo más leve, y que ahora ofrece la esperanza de que pueda estar disponible de forma generalizada. Según ha explicado el virólogo Ravindran Gupta, del University College London:

Al lograr la remisión en un segundo paciente con un enfoque similar, hemos demostrado que el paciente de Berlín no era una anomalía, y que realmente fueron los enfoques de tratamiento los que eliminaron el VIH en estas dos personas.

En el primer caso ocurrido hace 12 años el paciente recibió una forma rara de trasplante de médula ósea que involucraba células madre hematopoyéticas para tratar su leucemia. De forma inesperada, el tratamiento con células madre de un donante con una mutación del gen CCR5, que es un co-receptor de la infección por VIH-1, terminó con la remisión del VIH, manteniéndose desde entonces sano.

En el nuevo caso, el británico anónimo también recibió un tratamiento con células madre de un donante con la misma mutación del gen CCR5, esta vez mientras estaba en tratamiento para el linfoma de Hodgkin.

sida

Dieciséis meses después del procedimiento (que no incluía la radioterapia, a diferencia del paciente de Berlín), el paciente de Londres suspendió los medicamentos antirretrovirales (también conocido como terapia ART), y actualmente ha estado en remisión del sida durante más de 18 meses.

Aunque el equipo detrás de este éxito está aconsejando cautela, ya que es demasiado pronto para llamarlo una cura, lo cierto es que es un paso muy prometedor que nos enseña más sobre cómo estos dos pacientes mantienen a raya al VIH. Para Sharon Lewin, experta en enfermedades infecciosas de la Universidad de Melbourne y coautora del nuevo estudio:

Se trata de mucho tiempo en remisión de la terapia antirretroviral, por lo que es emocionante. Los próximos 10 años después del exitoso informe del paciente de Berlín, este nuevo caso confirma que el trasplante de médula ósea de un donante CCR5 negativo puede eliminar el virus residual e impedir que cualquier rastro de virus se recupere.

Ahora tocará vigilar de cerca la evolución del “paciente de Londres”, de cuyo resultado podrían salir futuras investigaciones sobre cómo funciona este receptor del VIH y podría acercar a una cura total para un virus que actualmente afecta a alrededor de 37 millones de personas en todo el mundo.

FUENTE

Comentarios

comentarios