El Tony Stark de la vida real se coloca implantes en sus manos para hacer cosas increíbles

Ben Workman, Tony Stark de la vida real se implantó chips para controlar dispositivos inteligentes en el hogar, abrir puertas, encender y apagar las luces y cualquier otra función que se pueda programar.

Inspirado por Tony Stark de los Avengers, un investigador en ciberseguridad de Utah, ha decidido fusionar la tecnología con su propio cuerpo mediante la implantación de chips de computadora.

Ben Workman, de 29 años, escribe el código para los implantes que se coloca bajo la piel y que puede usar para controlar dispositivos inteligentes en el hogar, abrir puertas, encender y apagar luces. “Cualquier cosa con domótica se puede programar en mis chips”, asegura.

De la misma forma, lleva implantada una llave Tesla en su mano derecha para controlar el acceso a su vehículo, un imán en la izquierda, además de chips RFID y NFC que reemplazan parte de la funcionalidad de su teléfono inteligente.

Este procedimiento, conocido como biohacking, es similar al que se usa para colocar microchips a las mascotas. La colocación misma del implante puede causar un fuerte dolor, pero va desapareciendo con el tiempo.

La implantación de la llave Tesla, sin embargo, fue algo más compleja, recuerda. Fue necesario hacer una incisión de 5 milímetros con el bisturí en el dorso de la mano pero antes el dispositivo tuvo que pasar por un procedimiento especial enviándolo a una compañía especializada. “Toman la llave, la disuelven en acetato, la reforman y luego le ponen un polímero médico”, explicó.

El objetivo que persigue Workman al experimentar con su cuerpo es estudiar la eficacia de estos implantes para mejorar la ciberseguridad. En este sentido, recuerda que almacenar información importante en nuestros dispositivos móviles implica un riesgo, mientras que resulta más complicado robar algo que está dentro de nuestro cuerpo.

Fuente

Comentarios

comentarios