Una mujer queda atrapada 27 horas en un ascensor y se salva gracias a unas botellas de vino

La mujer pasó más de un día a solas con una caja llena de botellas de vino en el ascensor atascado, mientras en las calles de Padua hacía más de 30 grados. Se dio a la bebida solo para sobrevivir.

Una residente de Padua de 50 años salió de su vivienda, situada en pleno centro de la ciudad italiana, en la mañana para llevar al sótano una caja de botellas de vino y otras cosas, pero se quedó atrapada en el ascensor y pasó ahí 27 horas a la espera de ayuda.

El ascensor averiado carecía del botón de emergencia y, para colmo, la mujer no tenía su móvil consigo. Trató de pedir ayuda a gritos en repetidas ocasiones, pero nadie la escuchó, ni siquiera la mujer de la limpieza, que había acudido a su casa aquel día.

Los termómetros se disparaban mientras en la calle hacía más de 30 grados. El ascensor se calentó y para no morir de deshidratación, la mujer rompió el cuello de una de las botellas que tenía a mano y se echó a beber el único líquido que había (los medios locales no precisan si era tinto o blanco). Tomar algo de vino le pareció en aquellos instantes la única manera de sobrevivir.

botellas de vino

La ayuda llegó recién al día siguiente. La hija de la mujer atrapada se alarmó porque su madre no atendía el teléfono y se dirigió a su casa. Al escuchar los gritos, llamó al cuerpo de bomberos, que finalmente rescataron a la afectada. La mujer no requirió de asistencia médica: una vez en libertad, se dio una ducha y bebió agua en abundancia.

FUENTE

Comentarios

comentarios