Elon Musk, un multimillonario, se aburre y decide ‘¡voy a vender un lanzallamas!’”, Le dijo Cassell a Kotaku. “Tener esa capacidad para decir: ‘Voy a hacer esto hoy’ y hacerlo es sorprendente, y por eso me quito el sombrero ante Elon”. También comparó a Musk con Iron Man.

Cassell dice que ha sellado su Not A Flamethrower para que ya no sea funcional y ha considerado también la eliminación de los mecanismos para que sea imposible usarlo. También dice que coopera con la policía tanto como puede y “trata de no hacerles perder el tiempo”.

Si tuviera que entregar el “Not A Flamethrower” a la policía, sería absolutamente destripado”, dijo Cassell. “Para mí no es solo un lanzallamas. Es un objeto de colección que nunca podra ser reemplazado, y realmente no quiero separarme de él”.

FUENTE