Ciudades fantasma REALES que han sido utilizadas en el cine

Hoy te queremos presentar dos esos lugares que, estuvieron habitados, pero que por causas del destino, acabaron siendo ciudades fantamas.

Y es que estas localizaciones tienen un plus: sirvieron de inspiración para algunas grandes películas de la historia del cine. Sigue leyendo porque vas a alucinar.

La Isla de Hashima

ciudades fantasma

Esta pequeña isla tan edificada tiene una historia muy particular: llegó a dar refugio a más de 5.000 personas que, durante cuarenta años, explotaron de forma continua el carbón del lugar. Pero, como todos los recursos minerales, al final se acaban y así pasó. En los años 70 todas las familias se fueron y dejaron la isla tirada de un día para otro.

ciudades fantasma

En sus fascinantes estructuras todavía se pueden encontrar rastros de esa época. Muchos de los pisos están tal cual los dejaron sus anteriores inquilinos y, todo esto, ha servido para que la isla se convirtiese en el lugar perfecto para rodar películas de gran presupuesto.

ciudades fantasma

Una de las cintas más conocidas que se rodó aquí fue la película post apocalíptica Battle Royale, del director Kinji Fukasaku. Una cinta japonesa ambientada en el año 3000 en la que, cada año, un grupo de estudiantes es escogido para matarse entre ellos en una isla apartada de la civilización. Una producción que vale la pena ver por lo alocada de su premisa.

Centralia

ciudades fantasma

Este ‘adorable pueblito’ está ubicado en el condado de Columbia, Pennsylvania, en los Estados Unidos. En la actualidad está prácticamente abandonada y, su población, en algunos momentos del año, alcanza un máximo de 12 habitantes. Pero no siempre fue así y, si nos remontamos a sus orígenes, descubriremos la particular historia que llevó a este pueblo a convertirse en un ‘infierno’.

ciudades fantasma

Centralia fue fundada a mediados del siglo XIX. Se hizo popular por acoger, a lo largo de ese siglo, a los activistas mineros irlandeses llamados Molly Maguires. Esta orden clandestina perpetuó varios asesinatos durante varias décadas hasta que, en 1877, una veintena de ellos fueron condenados a la horca.

ciudades fantasma

Su economía se centraba en la minería de carbón, pero todo se torció cuando, en 1962, un incendio en el basurero de la ciudad provocó que la veta de carbón situada debajo de esta se incendiase. Los bomberos fueron incapaces de apagar la catástrofe y, desde entonces, la ciudad arde silenciosamente desde su interior (y podrá hacerlo durante 250 años más según los cálculos de los expertos).

ciudades fantasma

La ciudad fue abandonada y, todo esto en conjunto, sirvió para la inspiración de la película Silent Hill. Solo hace falta echar un vistazo a las fotos para entender por qué resulta un paisaje tan ‘inspirador’ para este tipo de cintas. Calles reventadas por la presión del incendio subterráneo; columnas de gases peligrosos que emanan del suelo; carteles tétricos que advierten a los viajeros del peligro; el sueño de cualquier fanático del terror, vamos

FUENTE

Comentarios

comentarios